Esto es uno de los motivos más frecuentes por los que los padres traen a sus hijos a las consultas podológicas. El caminar de puntillas en algunos niños se ve muy a menudo en la calle o en el parque. El problema está cuando este hecho se prolonga en el tiempo.

Normalmente cuando comienzan a caminar (entre los doce y catorce meses aproximadamente) el infante realiza una marcha en la que la ausencia del apoyo inicial del talón es evidente, esto es debido a la falta de estabilidad en posición bípeda y por que la musculatura flexora del pie aún no está acostumbrada a la fase de oscilación durante la marcha.

Esta circunstancia se considera normal hasta los tres años de edad, a partir de ahí ha de realizar un apoyo del talón en la fase inicial del paso, cuando esto no es así hay que ver la causa que impide que el niño no apoye el talón y le haga ir de puntillas. 

Normalmente es debido a contracturas musculares en las que los gemelos se acortan haciendo tracción en el Tendón de Aquiles lo que les impide o dificulta hacer una flexion dorsal del pie (tirar el pie hacia arriba).

La flexión dorsal normal del pie a de sobrepasar los 90º con la pierna estirada, todo lo que sea inferior o igual a esa cifra provocará que el paciente camine de puntillas o bien haga un despegue adelantado del talón, desplazando el centro de gravedad haca delante.

En estos casos el mejor tratamiento son los estiramientos contínuos de la musculatura posterior, sobretodo de los gemelos. Existe mucha información sobre como estirar bien este músculo, aunque los más importante es la continuidad; y en el caso de que el niño/a sea muy pequeño como para realizarlo por el mismo correctamente, lo mejor es que un adulto le ayude de forma pasiva a dorsiflexionar el pie con el fin de estirar los tendones. Si aún así no se observa mejoría, el tratamiento fisioterapéutico es muy efectivo y sirve de mucha ayuda.

Existen otras causas de la marcha en puntillas  que derivan de problemas neuro-musculares pero suelen ser los menos frecuentes y se desvían del ambito coloquial. No obstante, siempre que se vea este tipo de marcha en puntillas es importante un estudio biomecánico completo para realizar un diagnostico diferencial y salir de dudas ya que podría derivar a problemas más graves con el tiempo.

Desde nuestro Centro de Podología Marianao deseamos a los más pequeños y a sus familias unas buenas fiestas y un próspero año 2016.

D.P. David Ezquerro Jara

NºCol. 1077

www.podologiamarianao.com/