*Artículo escrito por Juan De Quixano, Responsable del Servicio de Odontopediatría OdonKids Hospital El Pilar.

Años atrás, la odontología infantil quedaba relegada al dentista al que menos le importase tratar niños. Asimismo, la patología dental en dientes temporales no era muy relevante porque, a fin de cuentas, esos dientes se iban a caer.

Cuando la odontología empezó a especializarse, las principales disciplinas en destacar fueron las más vistosas: cirugía, prótesis, ortodoncia…pero gracias a un aumento en la natalidad y debido a que el número de odontólogos generalistas había menguado, surgió la necesidad de que aparecieran profesionales cuya práctica fuera exclusivamente para el paciente infantil.

Hoy en día y gracias a todos aquellos profesionales que decidieron darle importancia a nuestros peques, la odontopediatría es una especialidad consolidada y cada día más específica y vanguardista.

No hay que olvidar el efecto de las redes sociales en las cuales cada vez hay más cuentas de divulgación del mundo dental y, sobre todo, el pediátrico. Sin dejar de lado lo importante que es saber discernir entre lo científico y lo “instagramizable”, toda esta publicidad ha servido para que las madres y padres sepan identificar posibles signos de alarma que nos empujen a llevar a nuestro hijo al dentista.

Muchos sabrán ya que los dientes son blancos y que cualquier mancha de otro color (marrón, amarilla, blanca intenso…) es un potencial signo de patología. En ocasiones por suerte no es algo importante, pero nos ayuda a poder tener un control sobre el estado de salud oral de nuestros pacientes, pero, además, nos permite familiarizar al pequeño con nuestra profesión. Es cierto que años atrás había prácticas que podían resultar más o menos impactantes para un paciente, pero hoy en día la odontopediatría busca el bienestar de nuestros pacientes más jóvenes y, sobre todo, que las visitas sean llevaderas y agradables, creando así un hábito y no un temor.

Y hablando de temor… ¡los niños no tienen miedo! Un pequeño, de base no tiene miedo a menos que alguien o algo en su entorno le indique lo contrario. Si las familias y los odontopediatras nos esforzamos en mostrarles naturalidad a la hora de ir al dentista, jamás entenderán ese proceso como algo doloroso. La odontología actual ha avanzado lo suficiente para, en una gran mayoría de casos, poder llevar a cabo procedimientos de forma indolora. ¡Ya ni hablamos de todas aquellas clínicas llenas de dibujos, peluches, entretenimiento y profesionales cuya auténtica vocación es cuidar de los dientes de los más pequeños y hacer que la experiencia sea la bomba!

Otro de los temas que más nos preocupa a los padres son las famosas caídas con dientes fracturados. La traumatología dental es uno de los pilares de la odontopediatría moderna. Muchos pacientes han perdido el trocito roto o lo han tirado porque seguramente no podríamos utilizarlo, pero… ¿sabías que en la mayoría de ocasiones podemos re-adherir el trozo fracturado? Si se ha caído el diente por completo, ¿sabías que si es definitivo podemos recolocarlo en su lugar? Hay muchas preguntas que nos da miedo resolver por miedo a parecer que no sabemos, pero para eso está el dentista, para ayudar y cuidar a los pacientes.

Si empezamos a indagar un poco encontraremos conceptos como: anquiloglosia, pistas de planas, disyuntores, MIH,…todas esas palabras que suenan a extraterrestre son parte de lo que a día de hoy puede resolver un odontopediatra.

El objetivo de la Odontopediatría actual es dar servicio a todo lo que le pueda pasar a nivel oral a un niño. Si tenemos especialidades pediátricas de cualquier disciplina, tiene sentido que a nivel dental también exista una pues aunque puedan parecer problemas parecidos a los adultos, no son exactamente iguales y tienen particularidades propias.

En el servicio de odontopediatría y ortodoncia OdonKids del Hospital El Pilar, nos hemos especializado en el tratamiento dental infantil integral desde ortodoncias tempranas complejas a tratamiento de pacientes con requerimientos especiales, pasando por disciplinas como la anquiloglosia o el tratamiento a niños con fisura labio palatina.

www/quironsalud.es/pilar