Posted On 25 julio, 2018 By Apsis In Vacaciones /  

Lo que a simple vista parece un periodo de vacaciones ideal puede convertirse en una auténtica pesadilla. Pasamos todo el curso esperando las tan ansiadas vacaciones y cuando éstas llegan a menudo también lo hacen los conflictos. Debemos ser conscientes de ello para evitar que nos amargue los pocos días que nos conceden sin trabajar.

Aspectos a tener en cuenta ante una discusión o problema:

  1. uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que debemos ser conscientes de que habitualmente, en la rutina de nuestro día a día, no solemos pasar tantas horas con nuestra pareja y con nuestros hijos. Este hecho que parece muy simple, es importante tomarlo en consideración ya que probablemente ante conflictos dejando un poco de espacio a los demás, y a ti mismo se consiga relajar el ambiente y tranquilizar a todos los miembros de la familia.
  2. Una gran fuente de estrés suele ser el calor. A menudo cuando pasamos calor nos volvemos más irascibles e irritables. Por este motivo, ante una discusión o problema debemos intentar mantener la calma, ir a un sitio refrigerado o que pase una leve brisa y ponernos a pensar entonces. Si comenzamos la discusión en el punto de calor seguramente nos exaltaremos más y las consecuencias serán más perjudiciales.
  3. Si la discusión es con la pareja, un aspecto importante es hacerlo cuando los hijos no estén presentes. Las discusiones no gustan a nadie y si ellos están presentes el mal humor y la irritabilidad se contagian. Además, el hecho de ver a unos padres discutir puede causar inseguridad, temor y preocupación.
  4. Evitar el uso de palabras malsonantes o gritos. Si no se consigue discutir a solas con la pareja o si se hace con un hijo debemos intentar evitar los gritos (que solo causan más irritabilidad) y palabras malsonantes ya que no olvidemos que los padres son un ejemplo constante para sus hijos. Si no puede que a la larga los hijos acaben comunicándose y expresando sus puntos de vista de éste modo.

Algunas cosas que podemos aplicar en verano, tanto en nosotros mismos como en nuestros hijos:

  1. Aumentar la autoestima. Quitarse los complejos en verano suele ser difícil, sobre todo para los adultos. No obstante, si se hace la imagen que le das a los niños o adolescentes es de seguridad. En cierto modo les transmites la suficiente tranquilidad como para que ellos puedan tomar el ejemplo y hacer lo mismo.
  2. Mantener una correcta alimentación. Durante el curso es más fácil ya que seguimos una rutina y está todo más organizado, pero en verano… Por eso os recomendamos que mínimamente sigáis una correcta y variada alimentación, tanto vosotros como vuestros hijos.
  3. Socialización. Haz amigos nuevos o queda con amigos que ya tenías. Este hecho potenciará la capacidad de socialización de tus hijos y tomarán nota de tus interacciones sociales para, más tarde, repetirlas ellos igual. Llevar a tus hijos a zonas comunes como parques, playas, piscinas municipales, les ayudara a sociabilizarse con sus iguales.
  4. Es un tópico bastante típico pero el verano tiene que servir como época de desconexión y de relax. Es importante dejar las prisas y los compromisos a un lado para disfrutar con tranquilidad de la compañía de los hijos y de actividades de ocio que puedan gustar a los miembros de la familia.
  5. Mantener cierta organización. A pesar de que se ha hablado del relax y de dejar las prisas a un lado es importante no desorganizar excesivamente la rutina de los hijos. Por poner un ejemplo, seguramente los niños y adolescentes durante el verano se irán a dormir más tarde que durante el curso. Sin embargo, es importante que los padres pongan límites para no invertir los ciclos del sueño (dormir durante el día y estar despierto durante la noche). Lo mismo ocurre con los juegos de consola, que a pesar de que se les tiene que dar más amplitud de horario no pueden pasarse las veinticuatro horas jugando.
  6. Estrechar vínculos. Aumentar los vínculos afectivos entre los miembros de la familia siempre es positivo, y el verano es una buena época para hacerlo. Por ese motivo, recomendamos a todos los padres que intenten pasar y dedicar cada día tiempo a sus hijos, y recordemos que más vale la calidad que la cantidad!

www.apsis.es